.

la oracion

 

LA ORACIÓN:  Primeros pasos

(Cuando era un joven de 20 años conocí al Señor y me bautice, era una iglesia evangélica, pero tenía un gran problema con la oración. Un día muy afligido le comento a una persona externa a mi iglesia pero muy creyente en Dios: En mi iglesia hay personas que oran tan bonito y que tienen una facilidad en expresar a través de la oración y yo por más que trato no me puedo aprender esas palabras tan hermosas. Esta persona me dijo: Hermano, no importa cuán bonita sea la oración y no trates de aprender palabras o rimas sólo para que digan que oras bonito o que sabes orar, lo principal es que las palabras te salgan de corazón no de memorias, sino lo que sientas en decirle al Señor. Mira que Dios no puede ser engañado y muchas personas que oran bonito no lo hacen de corazón.)


Orar es ... Hablar con Dios, y ... para hablar con Dios es necesario que creas que Él es y que está para galardonar a los que le buscan. En otras palabras ... Tienes que tener Fe en el Dios de amor. "Sin fe es imposible agradar a Dios ..." (Hebreos 11:6)

Nuestra Fe es probada cuando hablamos con Dios, porque, estamos dirigiéndonos a alguien a quien nuestros ojos físicos no ven. Locura ... para el incrédulo, pero, para el creyente, es una necesidad y un deleite. Tú no ves al viento con tus ojos, pero sabes que existe porque lo sientes, ¿verdad? Lo mismo es con Dios, no lo vemos, pero, porque creemos en Él, lo sentimos. "Fe es ... la convicción de lo que no se ve." (Hebreos 11:1)

Solo podemos establecer esa relación de amistad con Dios a través de Jesucristo, quien tomó nuestro lugar en la cruz para que pudiéramos tener paz con Dios. ("Nadie viene al Padre ... sino por mí." Juan 14:6) Por eso, oramos al Padre en el nombre de Jesús. Y como no sabemos pedir como conviene, necesitamos la asistencia del Espíritu Santo, quien nos ayuda en nuestra debilidad intercediendo por nosotros conforme a la voluntad de Dios. (Romanos 6:26-27)

La oración del justo es el gozo de Dios, por lo que Él espera que le alabemos, lo adoremos, le demos gracias por las bendiciones que cada día derrama sobre nuestras vidas y ... también espera que llevemos una vida espiritual y no carnal ya que esto nos llevara a una excelente comunicación.

Cuando oramos afirmamos nuestra fe, confirmamos lo que somos en Cristo, reconocemos nuestra debilidad, dependencia y necesidad de Él y fortalecemos los lazos de amistad con nuestro amado Salvador. Los resultados de ese encuentro: una paz que sobrepasa todo entendimiento y una gratitud inmensa hacia nuestro Padre celestial por su gran e inefable amor.

¿Quieres aventurarte en el mundo de la fe y experimentar lo que hasta ahora ha sido para ti desconocido? Lo era para mí antes de conocer al Admirable, y ahora, me gozo en las maravillas que hasta entonces estaban vedadas por mi ceguera espiritual. Pero, un día ... "Me llevó a la casa del banquete que para mí tenía preparado, y su bandera sobre mí fue amor." (Cant. 2:4)


"Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos,
y es hermosa la heredad que me ha tocado." Sal.16:6

No menosprecies el amor de Dios ni tengas en poco su amistad. Toma hoy la decisión de restaurar tu vida de oración y mejorar tu relación con Aquél que su vida dio por ti. Con sus brazos bien abiertos y su mirada tierna llena de amor ... Él te está esperando. Acude cada día a la cita más importante y ... vivirás la diferencia.


< La oración es la mejor vitamina para el cristiano, de ella dependerán muchos sucesos en nuestra vida.>
 

 ¿Porque no me dan ganas de orar?

El enemigo constantemente está buscando formas para alejarnos de Dios.
1.- En ocasiones son espíritus malos que tenemos como el de la fatiga, el sueño, que por ejemplo no nos deja concentrarnos cuando queremos leer las escrituras.
También, espíritus del cansancio es uno de los principales que nos provoca el no querer orar.
Para esto es necesario reprenderlo cuando estemos orando y pedirle al Señor que se vayan de nuestro cuerpo y que al contrario nos aumente los buenos espíritu, que son los frutos del Espirituales (Gálatas 5:22) 

2.- Cuando estamos en pecado y no queremos reconocer. En este caso también no alejamos de la oración, por ejemplo: <cuando nos da envidia porque el vecino se compró algo nuevo o porque tengo rencor y odio por una persona> claramente nuestra mente está ocupada en esos asuntos y de ninguna manera podríamos orar en esas ciscunstancias.

 

La solución sería que a menudo nos autoevaluemos de nuestros pecados o si quieren llamarles con palabras más amigables, de nuestras trancas o malestares para que podamos eliminarlas de nuestro cuerpos o para que reconozcamos nuestros problemas y se los confesemos a nuestro Señor, que de seguro nos ayudará.

3.- Como no somos perfectos, muchas veces nos equivocamos en los conceptos. Dos ejemplos que quisiera compartir (1): Mi madre está todo el día en la casa y yo estoy siempre en mi dormitorio, no hablamos casi nunca y las tres veces que hablamos en el día es cuando necesito algo.
Ejemplo (2) Mi madre está todo el día en la casa y constantemente estoy conversando con ella, le cuento como me va en el colegio y lo que he aprendido cuando leo la biblia. También, conversamos cosas cotidianas y siempre le converso de cosa íntimas y de mis pensamientos que cada día tengo.

¿Está claro a que se refiere con los ejemplos? Muchas veces no sentimos ganas de orar porque no tenemos nada que pedir, pero como el segundo ejemplo, la oración es hablar con Dios y no sólo pedir. Aprendamos a conversar con Dios, contémosle lo que nos sucede a diario, las cosa buenas y malas, y sobre todo demos gracias porque por su amor y misericordia el envió a su hijo Jesucristo para que alcancemos la salvación.

4, 5, 6.- Estos Item se los dejo para que en los comentarios nos escriban cual fue el motivo que dejaste de orar.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
web stats => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=